Mindfulness para niños

18 Sep Mindfulness para niños

¿Quién no ha oído hablar del mindfulness? ¡Si está hasta en la sopa!!-me dirás.

Quizá nos encontramos incluso un poco aburridos del término porque su práctica y la “palabrita” están muy extendidos. Pero si algo funciona, ¿Cómo no enseñar mindfulness a padres, profes, adultos…y niños?

Kabat Zinn, “su inventor”,   lo definió en 1994 como “prestar atención de manera particular, intencionada, en el momento presente y sin juzgar”. Mark Williams, otro psicólogo, “como la conciencia que surge cuando prestamos atención”.

Aquí en España el profesor de psicología Miguel Ángel Vallejo* en 2006 dió una buena definición:

“Mindfulness es un término que no tiene una palabra correspondiente en castellano. Puede entenderse como atención y conciencia plena, presencia atenta y reflexiva. Los términos atención, conciencia y referencia al momento concreto están incluidos de lleno en su significado. Viene a plantear, por tanto, un empeño en centrarse en el momento presente de forma activa y reflexiva. Una opción por vivir lo que acontece en el momento actual, el aquí y el ahora, frente al vivir en la irrealidad, el soñar despierto. “

¿Y qué es el mindfulness?

Es una manera de estar ante la vida y  los acontecimientos que nos suceden, desde la meditación. Sí, sí…desde la meditación.

La meditación enseña a estar presente en cada momento. Apacigua nuestra “mente pensante” que suele enredarse en el pasado o el futuro, impidiéndonos disfrutar del momento. Permite que aceptemos todos los sentimientos, incluso los desagradables en lugar de negarlos. Y así,  desde esa “sabiduría innata” de la mente generar soluciones sin bloquearnos o… con menos bloqueo.

¿El Mindfulness funciona?

Sí. Sí que funciona.

Su práctica habitual tiene

  • efectos positivos en el día a día sobre la atención y la concentración,
  • mejora el control y la regulación de las emociones,
  • ayuda en la toma de decisiones
  • y facilita sentir compasión por uno mismo y por los demás.

Introducción al mindfulness para niños

¿Por qué Mindfulness para niños?

Los niños son capaces de enseñarnos a estar de una manera más consciente en el  momento presente, ellos saben disfrutar sin pensar en el pasado o preocuparse por el mañana. Parece que a medida que crecen van perdiendo esa capacidad. En ocasiones, el ritmo del día a día les lleva a estar “acelerados” y menos conectados a su ritmo interno.

Aprender mindfulness les ayuda a tomarse un momento entre una actividad y otra y,  como has podido leer más arriba, tiene un montón de efectos beneficiosos para tu hijo.

Si te interesa que tu hijo aprenda a meditar, la mejor forma de enseñarle es que tú mismo aprendas primero. Quizá los primeros días te parezca difícil porque lo es. Pero sé amable contigo mismo, date margen y… practica, practica y practica!

Tampoco es mala idea probar un ejercicio de respiración: tómate diez minutos para sentarte a su lado. Fíjate en tu respiración e invítale a que lo haga en la suya, sin forzar, sólo prestar atención a cómo el aire entra por la boca y sale por la nariz.

Muchos colegios utilizan técnicas de mindfulness en el aula con niños desde los 4 años. En muchas comunidades existen programas específicos para su aplicación (Aulas Felices, Programa Teva o Escuelas Conscientes). Se centran en enseñar a los alumnos, padres y profesores a estar más en contacto con lo que les rodea, a ser más conscientes de su cuerpo y vivencias.

Por lo general, ellos aprenden más rápido que nosotros…”lo pillan a la primera porque son más libres que los adultos”.

¿Interesado en saber más sobre el  mindfulness?

Un libro

Tranquilos y atentos como una rana

Eline Sinel, terapeuta holandesa, ha desarrollado un método de meditación específico para niños. Es fundadora de la Academia Holandesa para la Enseñanza de la Atención Plena e imparte cursos de capacitación para maestros, padres, psicólogos y niños.

Te lo recomiendo si quieres empezar a ser “padre o madre mindful” e introducir a los niños en la meditación. Incluye un CD muy interesante para ir probando algunas meditaciones y ver cual le va más a vuestro hijo. A los míos les ha gustado “primeros auxilios para sentimientos desagradables”.

Un lugar

Para aprender mindfulness en Madrid: Habitar el tiempo donde a través de sencillas propuestas aprenderás a manejar mejor el estrés y a gestionar tus emociones.

O en el Centro de Meditación Kadampa en Madrid

Un blog

Para leer artículos de profesionales del sector http://www.ismindfulness.com/blog

Un Colegio

CEIP Rocío (Vigo) de Educación Infantil y Primaria que aplica Mindfulness a diario y sabe de los beneficios que aporta a sus alumnos. Proponen 10 actividades mindfulness para niños que conviene que leas para aplicar en casa con los tuyos.

Un profesor

Paco Gázquez Rodríguez. Que imparte un curso de Experto en Mindfulness para la Intervención Clínica y Social en el Colegio de Psicólogos y que me abrió la mente a su práctica y uso en la terapia.

Un poco de neuropsicología

La evidencia científica a favor del “mindful”proviene de numerosos estudios del campo de las neurociencias** y pone de manifiesto cambios fisiológicos en nuestro cerebro incluso.

Davidson et al. (2003), han encontrado evidencia del aumento de la lateralidad izquierda, lo que se asocia con estados y disposición afectiva más positivos y a su vez con una mayor sensibilidad a los estímulos positivos y mayor habilidad para afrontar estados de ánimo negativos; el citado autor, también ha encontrado evidencia de la influencia de la práctica en los mecanismos inmunitarios al comprobar que la meditación potenciaba la producción de anticuerpos. Ello, ya en su momento, abrió todo un campo de investigación con fines terapéuticos.

En la misma línea autores de renombre como Hölzel y Sara Lazar (2010) han descubierto ya hace años que la práctica de Mindfulness produce cambios anatómicos en el cerebro, habiéndose hallado incrementos significativos en la materia gris del cerebro, y en el grosor de la corteza cerebral.

Otros hallazgos, están relacionados con la percepción interpersonal, y el desarrollo de una mayor empatía y compasión hacia uno mismo y hacia otras personas (Siegel, D.2010; Davidson, 2011).

Referencias bibliográficas

*Miguel Angel Vallejo Pareja (2006) Revista Papeles del Psicólogo Vol. 27(2), pp. 92-99 http://www.papelesdelpsicologo.es/pdf/1340.pdf

**Evidencia clínica del mindfulness. Experiencing Mindfulness:  http://www.ismindfulness.com/cursos-de-mindfulness

 

 

Imágenes cortesía de Pixabay

Diseño Canvas

Begoña de Torres-Peralta
Sígueme

Begoña de Torres-Peralta

Psicóloga at La Consulta de Bego
Psicóloga en Madrid con más de 15 años de experiencia. Me gusta trabajar con niños, adolescentes y adultos; ofrecer herramientas para asumir las circunstancias que nos toca vivir y aprender de ellas. Hablo español y alemán.
Begoña de Torres-Peralta
Sígueme

Latest posts by Begoña de Torres-Peralta (see all)



Ponte en contacto conmigo y te ayudaré a recuperar tu salud emocional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies